Buscar

Gucci cierra los desfiles de Milán con protesta inesperada

Gucci cierra los desfiles de Milán con protesta inesperada

Text: Editores Buro 24/7


 

Gucci fue la encargada este domingo de cerrar la Semana de la Moda de Milán, con su colección primavera/verano 2020, y lo hizo con un escándalo que se le fue literalmente de las manos. Fue cuando una modelo en plena pasarela alzó sus manos en las que se veía escrito con tinta de último momento la leyenda "La salud mental no es moda".

 

 

 

El hecho ocurrió en pleno show, montado en un recinto totalmente blanco, donde caminaban las modelos a gran velocidad sobre una cinta transportadora, como las de los aeropuertos.

De fondo, varias voces sonaban por parlantes con frases del tipo "ni si quiera sé qué es ser normal" y "solo quiero ser feliz". Una veintena de modelos con estética esquizofrénica y descalzas desfilaron en ese entorno atuendos blancos que semejaban camisas de fuerza, asociadas a hospicios para enfermos mentales y recreados en el cine en películas perturbadoras, como Atrapado sin Salida (One Flew Over the Cuckoos Nest), con Jack Nicholson, o Changeling, con Angelina Jolie.

 

 

 

La modelo en cuestión fue Ayesha Tan Jones, que esperó el momento en que las cámaras se posaban sobre ella para alzar sus manos y mostrar sus palmas con su declaración que, precisó más tarde en su cuenta de Instagram, pretendió manifestarse en contra de la "fetichización de las enfermedades mentales".

Se sintió ofendida por las prendas, escribió. "Como artista y modelo, he experimentado mi propia lucha con la salud mental, así como miembrtos de mi familia y seres queridos, han sido afectados por la depresión, ansiedad, bipolaridad y esquizofrenia. Es doloroso e insensible para una firma como Gucci, usar esta imaginería como concepto para un momento fugaz de moda".

 

 

 

En respuesta a la protesta de la modelo, Gucci comunicó también a través de su cuenta en Instagram que "las camisas de fuerza fueron presentadas en el desfile de Gucci SS2020 como la versión más extrema de un uniforme dictado por la sociedad y quienes lo controlan". La firma que lleva adelante el diseñador Alessandro Michele sostuvo que las prendas "fueron una declaración", sin precisar cuál, y aseguró que no serán puestas a la venta.

 

 

Deja un comentario

More