Buscar

La evolución de las selfies y lo real en Instagram

La evolución de las selfies y lo real en Instagram

Text: Editores Buro 24/7


Las Vegas suma una nueva e inédita atracción a su amplia variedad de propuestas dedicadas al entretenimiento: Museo de las Selfies.

Este 25 de octubre, la fascinante ciudad estadounidense de Nevada abre sus puertas a esa iniciativa donde el visitante es el protagonista. Se suma así a Los Angeles, donde ese museo ya funciona, fundado entre otros por Kate Kutepova.

 

 

Kendall Jenner, una de las adeptas a la Bathroom Selfie

 

La nueva sede funcionará en el Miracle Mile Shops y ofrecerá la oportunidad de tomarse fotos únicas, como la ilusión denominada "Bathroom Selfie", el trono de Game of Thrones hecho de palos para selfies y una "Emoji Pool".
Contará además con la posibilidad de tomarse "selfies premium", junto a obras de arte de artistas que crearon un contexto o puesta en escena imaginando que funcionarían como telones de fondo de autorretratos.

 

 

Irina Shayk, otra asidua a las selfies

 

La promesa es que, por 23 dólares, los visitantes saldrán de allí con fotografías dignas de de un lugar en el perfil de Instagram.

"La icónica Strip de Las Vegas es tan instagrameable en sí misma que no pudimos pensar en un mejor lugar para inaugurar nuestra nueva locación", dijo la cofundadora Kutepova en declaraciones a la prensa.

La evolución de las selfies y lo real en Instagram (фото 1)

¿Selfie de la década? Propuesta por Ellen De Generes, en 2014

El concepto de "instagrameable", sin embargo, está evolucionando, de acuerdo a estadísticas y análisis de tendencias de la misma red social. Porque si durante un tiempo estuvo de moda mostrar poses con excesos y lujos de fondo, o uñas perfectas y platos sofisticados, hoy Generación Z prefiere otra tendencia, refirió la revista The Atlantic, que pone de relieve que la "nueva estética" es sacarse las peores fotos. El objetivo, mostrar algo en su estado natural, sin intervención ni puestas en escena.

Al contrario de los millennials, que incorporaron la post producción en sus imágenes, esta nueva generación se inclina por sacar fotos con el celular y subirlas sin más.

"Tratamos de mostrar personas reales haciendo cosas cool de personas reales", dio la influencer Reese Blutstein en esa nota.

En esa línea es que están hashtags como #nofilter o #nomakeup.

La selfie menos producida más viral de los últimos años acaso sea la que la presentadora Ellen De Generes propuso hacer de repente en la gala de los Oscar de 2014, que conducía.

"Hagamos una foto que bata al récord de retuits", retó a los presentes, y lo consiguió. La imagen, de escasa calidad y desenfocada, superó a un tuit del ex presidente Barack Obama.

El objetivo que tenía que batir eran el de más de 770.000 retuits, tales los que reunió el 7 de noviembre de 2012 el ex mandatario, al anunciar que había ganando las elecciones para un segundo mandato. La foto de De Generes superó el millón de retuits en 40 minutos. Seis horas después, había conseguido dos millones y medio de retuits.

Mientras tanto, las redes parecen mostrar que alcanza para todos los gustos. Y que por un tiempo al menos podrán subsistir, y sobre todo coexistir, una y otra preferencia: los que deseen un mundo "real" -todo lo real que el mundo digital permite- y los que se inclinen por un universo postproducido y filtrado, para goce del propio ojo o de la curiosidad ajena.

 

 

Deja un comentario

More