Buscar

BRAZALETES DE PANDEMIA: UN SEMAFORO PARA LOS CONTACTOS

BRAZALETES DE PANDEMIA: UN SEMAFORO PARA LOS CONTACTOS

Text: Editores Buro 24/7


Pulseras de semáforo, para moverse en la "nueva normalidad". ¿El objetivo?  Evitar momentos de vergüenza en eventos y celebraciones en el segundo verano marcado por la pandemia.

Comienzan a ser una tendencia en Estados Unidos, aun cuando los casos de contagio están disminuyendo en ese país y muchas ciudades comenzaron a levantar las restricciones de encierro. 

Ocurre que hay quienes, a pesar de estar completamente vacunados, no se deciden a regresar o no la antigua normalidad, cuando dar un abrazo era un acto no solo normal, sino instintivo y necesario.

¿Abrazar a tu amig@ cuando se vuelven a ver por primera vez luego de meses? ¿Dar un apretón de manos a un colega de oficina? 

Al parecer hay muchos que no están listos para sumergirse en el antiguo orden social pre-Covid como si la pandemia no hubiera existido.

La respuesta a ese problema -la indecisión y cómo comunicarla- está en los nuevos brazaletes que comunican a los demás en qué mood te encuentras.

UN MENSAJE CLARO

El "rojo" en la muñeca invita a mantener la distancia, el "verde" proclama que los besos y los abrazos son bienvenidos. Mientras que el amarillo sugiere malestar y estímulo para frenar los excesos, limitándose a expresar la alegría de volver a verse tal vez con un codazo o un beso a distancia.

Son los nuevos mensajes en código para lo que sin dudas es y será una transición difícil. Las coloridas pulseras de plástico se venden en Amazon a diez dólares por una bolsa de tres.

De acuerdo a la prensa estadounidense, han sido compradas en las últimas semanas por gerentes de oficina, que están reabriendo cautelosamente a los empleados, o por organizadores de congresos y eventos sociales. 

El sistema de pulseras se probó en una convención reciente de la Asociación Estadounidense de Ejecutivos de Aeropuertos en Savannah Georgia: los organizadores las habían pedido en cantidades iguales para cada color, pero entre los 325 participantes, se agotaron especialmente las de color verde. 

El nuevo sistema de semáforos no resuelve otras fuentes de vergüenza: qué sucede, por ejemplo, cuando los "verdes" también abruman psicológicamente a los "rojos", se preguntó el The Wall Street Journal, al dar cuenta de la nueva tendencia. La ambivalencia del "amarillo" puede crear incertidumbres. Y luego están los camaleones clásicos que no pueden identificarse con ningún color y están listos para lucirlos todos, comportándose de acuerdo a lo que está haciendo el interlocutor. 

Por no hablar de los que no aceptan que se les imponga ninguna regla y también abrazan a los que no quieren ser tocados.

Al igual que en una vialidad, habrá que acostumbrarse a respetar las señales, por el derecho y la salud de todos.

IMAGEN GABRIELLA CLARE MARINO

 

Deja un comentario

More