Buscar

Todo depende del cristal con el que se mire

Todo depende del cristal con el que se mire


Imagen: Imaxtree

El mes más concurrido de la moda masculina deja espacio para la duda o la esperanza. Bien dicen que todo depende de la perspectiva con la que se vean las cosas.ç

Justo la semana pasada acabó uno de los meses más pesados de la industria de la moda. Donde las 4 capitales presentaron sus nuevas colecciones. Los puntos de vista se dividen en cuanto las nuevas propuestas y muchos coinciden que el diseño y la innovación se encuentra en crisis creativa pues todos están más enfocados en vender una pieza que en realmente presentar una colección, muchas veces hasta sacrificando el ADN de cada casa de moda.

Como ya lo había mencionado en mi columna anterior es un momento de transición dentro del mercado donde cada casa tiene que tomar las decisiones que más le convengan para sobrevivir y seguir siendo un negocio.

Todo depende del cristal con el que se mire (фото 1)

Estas decisiones fueron más notorias en esta ultima Fashion Week Masculina pues en cada capital de la moda se vieron algunos movimientos que sorprendieron a los periodistas o compradores internacionales.  Desde las marcas que decidieron no presentar sus colecciones por sus recientes cambios como lo fueron Burberry, Saint Laurent o  Bottega Veneta, los que optaron por intercambiar el desfiles por una presentación dentro de su showroom como Alessandro Del Aqua o Antonio Marras y otros cuantos decidieron esperar y unir sus colecciones masculinas y femeninas.

Esta incertidumbre y estos cambios causaron cierta inconformidad en los asistentes y muchas dudas sobre el futuro de la industria. Sin embargo, fueron algunos diseñadores los que hacen que la esperanza no muera y son fieles a lo que realmente significa un desfile o una presentación. 

Londres se caracterizó principalmente por la desaparición de muchos desfiles. Al ser el primer destino del mes de la moda se empezó con el pie izquierdo causando cierto escepticismo. Pero Londres es Londres y siempre se ha diferenciado por sus propuestas arriesgadas. Las cuales esta vez favorecieron enormemente pues fue la capital que presentó propuestas más sólidas y con una visión concreta del mercado y el desarrollo de este mismo.

En Pitti Uomo una feria que giraba alrededor de la sartoria italiana, ahora solamente los verdaderos maestros que son reconocidos por este menester sobreviven por seguir desarrollándolo con excelencia. Todas las demás marcas optaron por colecciones sumamente comerciales que seguramente tendrán éxito pero que dejan a un lado la creatividad y podrían ser traducidas como cinismo puro. 

Raf Simons; fue de los diseñadores que sorprendió con su manera de entender el momento socio-cultural que se vive actualmente y como lo plasmó en la ropa. Logrando una colección contundente y con mucho sentido. Fausto Puglisi debutó con su colección masculina y aunque puede ser percibida como excéntrica o inclusive excesiva funciona pues se nota la autenticidad de este diseñador.

Todo depende del cristal con el que se mire (фото 2)

Milán fue criticado por la desorganización en la agenda. Una vez más la inspiración era comercial y el estilo predominante el sportswear. Pero algunas casas lograron impresionar. Por supuesto es el caso de Gucci donde su Director Creativo Alessandro Michele dejó boquiabiertos a todos pues no se limitó y llevó al extremo la propuesta presentada. Marcas como Fendi, y Giorgio Armani tuvieron muy buenos reviews por el balance que mantuvieron entre la creatividad, y el resultado comercial respetando siempre el ADN de la marca. En el caso de Prada que es una marca que siempre sube la barra para los demás diseñadores y que podríamos decir se mantiene siempre en el top 10 de las mejores colecciones dividió a su público. Muchos diciendo que era una colección meramente comercial y otros afirmando que una vez más habían sorprendido con sus diseños.

Gucci

París siguió el mismo patrón de Milán. La inspiración principal fue la globalidad y los viajes. Reinterpretados a la perfección por Louis Vuitton que presentó una colección sumamente funcional, armónica y elegantemente arriesgada. Dries Van Noten, Hermés, Issey Miyake, y Balmain también demostraron estar en sintonía total con la realidad actual creando piezas casi perfectas en todos los sentidos y con ese toque vanguardista que siempre ha diferenciada a estas casas del resto de marcas francesas.

Otra de las quejas de esta temporada fue el exceso de styling  y el uso equivocado de este. Pues no fue usado simplemente para unificar la colección. Este salvó a muchas marcas y en repetidas ocasiones fue este el “truco” que le dio sentido y o vida a las colecciones.

Otro de los rumores  (o predicciones que ya habíamos escuchado ) apuntan a que no falta mucho para que la semanas de la moda hombre desaparezcan y que los calendarios masculinos y femeninos se fusionen en uno mismo.

En realidad fue una semana de la moda confusa. Con puntos de vista completamente opuestos. Donde se entiende lo que se esta viviendo sin embargo no se ve un movimiento claro hacia el futuro. Por primera vez solo algunos diseñadores dejaron todo en la pasarela y estos pocos son los que se encuentran a la cabeza liderando en las tendencias. Pero normalmente todas las casas de moda son mucho más arriesgadas apostando por marcar una diferencia o una tendencia. 

Esta incertidumbre solamente crea más expectativa o inclusive esperanzas de que la siguiente temporada será mucho más estable y la crisis creativa haya terminado.

Lo que si no debe dejarse de admirar es la valentía de algunas marcas de aprovechar este momento como una oportunidad para crecer su popularidad y sobre todo sus ventas.

 

More