Buscar

Las reglas están hechas para romperse

Las reglas están hechas para romperse


Desde el largo perfecto del pantalón, hasta la altura del cuello de la camisa o el ancho de los hombros de un saco, las proporciones determinan lo estiloso que puede ser un outfit.

Aprender del fit es una de las mejores claves para todos los que quieren lucir impecables a la hora de vestir. Simples alteraciones en la caída de un pantalón con respecto al zapato, o la cantidad de camisa que sale del saco y es visible puede convertirse en elementos que transforman completamente desde las piezas más clásicas hasta las más contemporáneas.

  • Obviamente saber cuáles van con tu tipo de cuerpo, altura y con cuáles te sientes cómodo, son datos indispensables para saber aplicar estos conocimientos. Son demasiado teóricos pero toma nota de los 5 tips más sencillos para conseguir el fit ideal de tus sacos.

  • 1. El ancho de los hombros
  • Como es la pieza de proporción más ancha del cuerpo digamos que es como el marco de este mismo y de la cara. Así que asegúrate que llegue perfectamente a la altura de tu hombro para que no se vea la cabeza ni desproporcionadamente chica, ni extremadamente grande. 

  • 2. El largo del saco
  • Debe de ser proporcional a tu altura y llegar a los nudillos (con los brazos rectos hacia abajo y las manos estiradas) para que no parezca que traes puesto el saco de tu papá.

 

  • 3. El fit
  • Puedes darte cuenta si un saco esta apretado por el simple hecho de que este se arruga a la altura del botón y se hace una “X” alrededor de éste. Lo ideal es que no se arrugue y la tela caiga perfectamente en la parte frontal.

  • 4. La altura del cuello
  • Si estás de espaldas o de lado, el cuello de tu saco o camisa debe de estar  por lo menos una pulgada o una y media debajo de la camisa para que la camisa se vea.

  • 5. El largo de la manga
  • Al igual que el cuello, la manga debe de salir una pulgada de camisa. La mayoría de los hombres usan los sacos demasiado largos de las mangas y esto hace que las manos se vean mucho más chicas. Asegúrate también que al estirar de frente tus manos el saco no suba más de la muñeca.

  • Podrás observar como estos simples cambios en tu saco harán que te veas mucho más proporcionado, y aunque no lo creas, tu también estarás mucho más cómodo por que tus sacos ya no estarán ni muy grandes, ni demasiado ajustados. Por el contrario parecerán hechos a la medida.

More