Buscar

Las marcas de lujo, entre la crisis y el optimismo, dependerán del e-commerce

Las marcas de lujo, entre la crisis y el optimismo, dependerán del e-commerce

Text: Editores Buro 24/7


 

Imágenes: Jimmy Choo, Fendi, Burberry (Instagram)

Mientras las marcas de lujo pierden sumas millonarias a causa del coronavirus, el sector busca seguir adelante con su actividad a través de la revisión de la organización del trabajo, sin abandonar el optimismo.

Si por un lado algunos negocios cierran -basta pensar que el grupo Inditex, de Zara y Massimo Dutti, entre otros, cerró temporariamente sus 1.500 locales en España, y los desfiles siguen su ola de cancelaciones -los más recientes son Max Mara y Alberta Ferretti-, lo cierto es que la pandemia no interrumpió del todo el esquema de producción, aunque con la incorporación de medidas de seguridad.

La pre colección invernal, prevista para mayo, continúa en las regiones italianas de Lombardia, Veneto y Piamonte. Así, las marcas de moda lo mismo trabajan en los prototipos para el próximo invierno, cuyas colecciones deberían estar listas para abril próximo, reseñó la prensa italiana.

Tod's y Fendi

Luego de una semana de freno al trabajo, una medida espontánea para "tutelar a los trabajadores y sus familias en esta fase de emergencia", el grupo Tod's se prepara para reabrir el 17 de marzo los establecimientos de producción.

Fendi, por su lado, luego de haber desinfectado su sitio de producción, acaba de reabrir y está totalmente operativo, "en el respeto de las reglas y de la seguridad de los empleados".

 

 

Gucci

Gucci por su lado comunicó la suspensión de su actividad productiva hasta el 20 de marzo próximo, como medida para proteger la salud de sus empleados y clientes.

"Confiamos en que este momento de suspensión temporaria pueda permitir a todos regresar pronto a la normalidad. Estamos cerca de las personas y países involucrados en estos momentos difíciles", dijo la casa en un comunicado.

 

 

 

Jimmy Choo cerró sus locales en China

 

El lujo en China

Algunas señales de vuelta a la normalidad se pretender en otras empresas de moda, como Salvatore Ferragamo, que comunicó un leve regreso del negocio en China.

"Luego de un mes y medio de cierre y de restricciones, existe la voluntad de un regreso a la vida real, observó Micaela Le Divelec Lemmi, CEO de la maison.

 

 

También Hermès, que anuló su desfile de la colección Cruise 2021 en Londres, está retomando la actividad en el Gigante Asiático.

El fenómeno tiene un nombre: revenge spending. Un regreso al hábito de adquirir, en especial como factor psicológico, pero también porque muchos desean probar sobre sus propias siluetas.

China sigue lo mismo siendo el más afectado, considerando que se trata del mayor comprador de marcas de lujo, como Dior o Louis Vuitton. La marca Burberry canceló su shor en Shangai, previsto para el 23 de abril. Y lo mismo hizo Chanel, en Pekín.

 

 

A la vez, varias marcas cerraron sus locales en el país del dragón; sumas unos 150, entre firmas como Michael KorsVersace Jimmy Choo.

Pero la contracción del negocio de la moda no es exclusiva de China o de Italia. El diseñador Ralph Lauren anunció que no realizará su desfile, que se preveía también para abril, en Nueva York.

 

 

El escenario hace pensar que la moda -su compra y su uso- será virtual, y que serán muchos los que se contenten con desfilar sus nuevas adquisiciones en el ámbito del home office y la cuarentena.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

More