Buscar

La nueva colección Resort de Carolina Herrera que molesta a México

La nueva colección Resort de Carolina Herrera que molesta a México

Text: Editores Buro 24/7


 

La nueva colección Resort 2020 de Carolina Herrera quedó envuelta en una polémica con el gobierno de México, que acusó a la marca de "apropiación cultural", y empañó la espectacularidad con que su joven diseñador Wes Gordon plasmó "la alegría de vivir" de América Latina sobre telas y bordados, que en efecto recuerdan aquellos del país azteca, como el sarape de Saltillo.

El Ejecutivo de Andrés Manuel López Obrador (izquierda) acusó a la etiqueta de la venezolana Herrera, cuya dirección cretiva está a cargo de Gordon, de apropiación cultural por haber incorporado en sus prendas algunos diseños y elementos que forman parte de la identidad de pueblos originarios de México.

La cuestión fue expresada por la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, a través de una carta de reclamo a ambos diseñadores.

 

 

 

En su misiva, el lunes, Fraustro sostiene que patrones de la última colección se corresponden con elementos culturales de pueblos originarios locales, cuyo "origen está plenamente fundamentado". Y exige a los diseñadores que expliquen "públicamente" los fundamentos de la marca para emplearlos. 

Una de las prendas cuestionadas es un vestido blanco largo con bordados animales de colores que se entrelazan con flores y ramas. 

Se trata, dice Fraustro, de un bordado que "proviene de la comunidad de Tenango de Doria (Hidalgo): en estos bordados se encuentra la historia misma de la comunidad y cada elemento tiene un significado personal, familiar y comunitario", dijo la ministra en su nota.

"Se trata de un principio de consideración ética que nos obliga a hacer un llamado de atención y poner en la mesa un tema impostergable: promover la inclusión y hacer visibles a los invisibles", consideró.

Frausto también se refirió al uso de bordados florales sobre una tela oscura como los que se hacen en Oaxaca. Y la incorporación del famoso sarape de Saltillo, de Coahuila. 

"En la historia de este sarape encontramos el recorrido del pueblo de Tlaxcala para la fundación del norte del país", indicó la funcionaria en su carta a la diseñadora, que vive en Nueva York desde 1980.

No es la primera vez que México reclama por lo que considera plagio de su cultura en otros productos de moda. La marca Zara, del grupo español Inditex, también fue acusada de plagio por el uso de diseños mexicanos. Como en 2018, cuando la prensa local detectó que una chamarra usaba bordados similares a los empleadoos por las tejedoras de Aguatenango, en Chiapas. 

En tanto, el gobierno de López Obrador se prepara para dar batalla desde el poder legislativo, con un proyecto propuesto en noviembre último por la bancada oficialista en el Senado, para la custodia del saber, cultura e identidad de los pueblos originarios, para impedir que diseñadores utilicen ciertas grafías sin el consentimiento de esas comunidades.

 

 

Deja un comentario

More