Buscar

Irina Shayk: "Es difícil ser sexy"

Irina Shayk: "Es difícil ser sexy"

Text: Editores Buro 24/7


¿Cómo es ser sexy hoy en día? En particular en la era del #MeToo o en #NiUnaMenos, cuando parece que algunas cuestiones comenzaron a desnaturalizarse y recibir sanción -las distintas formas de acoso y abuso, los estereotipos de belleza- y otras iniciaron su camino hacia la aceptación -la identidad de género, la diversidad étnica y cultural- y pareciera que cada quien puede comenzar a vivir y expresarse con mayor libertad.

La pregunta fue hecha a Irina Shayk, la escultural modelo rusa que muchos podrían pensar ajena a cualquiera de aquellas dificultades.

 

 

Y la respuesta fue sorprendente:  "Hoy las mujeres casi tienen miedo de sentirse sexis", dijo al periódicto italiano Corriere della Sera, tras el desfile de la casa de lencería italiana Intimissimi, la misma que la descubrió y para la que no ha dejado de trabajar.

La top model ejemplificó la dimensión del problema, a veces, de ser sensual o atractiva, que es a la vez un valor de cada persona: "Es más que un push up o que un pintalabios, se trata de algo que tienes dentro y que nadie te puede quitar".

 

 

 

En la entrevista contó que jamás pensó en ser modelo, pues de niña le gustaba tocar el piano y escribir. Más aún, la idea de ser modelo le resulta increíble, pues en la escuela se burlaban de su físico.

Por eso recordó la importancia de "sentirse bien en la propia piel, perseguir los sueños y no aceptar nunca un no como respuesta".

Se trató de un intercambio bastante inusual de parte de la modelo hacia la prensa, a quien no suele hacer demasiadas revelaciones. Una discreción y hermetismo que traslada a su cuenta de Instagram, con más de 13 millones de seguidoers, donde es bastante activa y suele publicar imágenes de sus campañas y trabajos con las numerosas marcas que la buscan, con un rasgo que se repite: los pies de foto jamás insinúan algo sobre cómo está o qué ha hecho, además de trabajar.

Un hermetismo que mantuvo en todo el proceso de ruptura con el actor Bradley Cooper, con quien tuvo a la pequeña Lea de Seine, hoy de casi tres años, de quien se separó en junio último, tras varios meses de rumores de crisis y de versiones que señalaban a Lady Gaga como la tercera en discordia.

En febrero pasado, fue la última vez que se los vio juntos. Fue en la alfombra roja de los Oscar, algo inusual entre ambos, que siempre procuraron resguardar su relación de los flahes. Pareció un esfuerzo sin sentido, que a los pocos minutos iba a empañarse con la amorosa actuación que esa noche hicieron en el escenario Cooper y Lady Gaga, durante la interpretación del tema Shallow, del filme A Star is Born, protagonizado por la cantante y dirigido por Cooper.

Es probable que las excepciones a su hermetismo le traigan, con algo de razón, malos recuerdos.

 

 

Deja un comentario

More