Buscar

¿TEMOR A COMPRAR FALSOS? UN ALGORITMO AL COMBATE

¿TEMOR A COMPRAR FALSOS? UN ALGORITMO AL COMBATE

Text: Editores Buro 24/7


Imágenes: Louis Vuitton, Fendi y Valentino vía Instagram

El mercado negro de la adulteración de prendas de lujo tiene un nuevo adversario, de dimensión planetaria, Amazon. El gigante del ecommerce acaba de reforzar su empeño contra la falsificación, a través de un programa para reducir las copias de los diseños de etiqueta, Project Zero.

Se trata de una extensión de la iniciativa ya en existencia, que se amplía a otros siete países - Australia, Arabia Saudita, Brasil, Emiratos Arabes, Holanda, Singapur y Turquía- totalizando así 17 las naciones en las que funciona el programa.

El anuncio lo hizo a la prensa el vicepresidente de Amazon Customer Trust and Partner Support de Amazon, Dharmesh Mehta, al precisar que desde junio último la empresa creó una unidad conra crímines de falsificación.

"La falsificación golpea al comercio global y debemos colaborar con las fuerzas del orden, las marcas y los proveedores de servicio pago y los revendedores con el fin de combatirla efizcamente", dijo el ejecutivo.

Project Zero es un "programa innovador" que permite a las marcas ayudarse para reducir la falsificación de sus productos, "combinando la fuerza de las medidas de protección automatizadas de la marca Amazon", dijo Mehta. Esa protección incluye un sistema de rastreo de unidades con un "nuevo instrumento self service", que por primera vez ofrece a las empresas el derecho de poder remover los productos sospechosos directamente desde la tienda virtual de Amazon.

Más de 10 mil marcas registradas adhirieron a Project Zero, desde grandes marcas globales como BMW o Salvatore Ferragamo, a emprendedores emergentes.

"Amazon estuvo entre las primeras empresas en colaborar con la Comisión Europea para establecer un protocolo de intención con el sector, para combatir la venta de mercancías falsificadas a través de Internet", precisó el ejecutivo.

¿TEMOR A COMPRAR FALSOS? UN ALGORITMO AL COMBATE (фото 1)

LV no acostumbra a los saldos; cualquier "oferta" debería causar sospechas

Los falsificadores, de acuerdo a datos recogidos por Amazon en su informe trimestral entregado a autoridades estadounidenses, tienen generalmente base en Estados Unidos, 
Emiratos Arabaes Unidos, República Dominicana, Reino Unido, China, Alemania, España, India, Italia, Japón, Corea del Sur y Canadá.

El gigante asiático se convirtió al mismotiempo en un sueño por alcanzar y en una pesadilla para las grandes firmas de moda de Occidente. Todos quieren formar parte de la atracción que el lujo despierta en las nuevas clases pudientes chinas. Algunas marcas trasladaron su producción a China y otras comenzaron a lanzar ahí mismo sus colecciones, antes que en otros mercados.

En junio último, Amazon y Valentino se unieron para presentar una demanda conjunta contra Kaitlyn Pan Group, marca de zapatos con sede en Nueva York, al considerar que esa empresa estaba falsificando el modelo más icónico de la maison italiana, los Garavani Rockstud.

Fue la primera demanda iniciada por una marca de lujo y Amazon contra un retailer online.

La etiqueta y la empresa de ecommerce alegaron que Kaitlyn Pan Group participaba de manera "consciente y deliberada" de la copia de sus  pointy shoespatentados por Valentino.

En 2019, Amazon había cerrado la cuenta de Internet de esa empresa de Nueva York, pero en su demanda de junio alegó que las falsificaciones seguían vendiéndose desde el sitio de Kaitlyn Pan.

Un informe de 2019 presentado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), junto con la Oficina de la Propiedad Intelectual de la Unión Europea, reveló que la industria de la falsificación mueve alrededor de 461 mil millones de dólares anuales.

Entre las más marcas más falsificadas encontraron a Yeezy, del rapero Kanye West, BalenciagaRolexRay-BanGucciCartierVivienne WestwoodChanel, Louis Vuitton y Fendi.

 

 

Este año, la firma del rapero West, esposo de la mediática Kim Kardashian, desbancó a Nike como la firma deportiva más pirateada. Ahora el músico ostenta ese triste primer puesto.

En cuanto a Rolex, en lo que va de 2020 sigue siendo la marca suiza más falsificada del sector relojero.

Se estima que el robo de propiedad intelectual  le cuesta a las empresas unos US$68.000 millones) en ventas perdidas cada año, según cifras de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea.

Por esa razón, hasta no hace mucho, varias marcas de moda solían incinerar los productos que no vendían, con el objetivo de proteger a las etiquetas de reventas a precios inferiores y de las copias ilegales.

 

 

Como el caso de Burberry, que en julio de 2018 anunció el fin de esa práctica, luego de la avalancha de críticas que recibió en las redes sociales por un modo de proceder no sostenible, del que las firmas de moda comenzaron a rehuir.

La destrucción de prendas, accesorios y perfumes se estimó en 32 millones de euros ese año, de acuerdo a lo informado por la misma compañía en julio pasado en su reporte anual de pérdidas y ganancias.

 

Deja un comentario

More