Buscar

Melania Trump, ni tan distante ni tan distinta de su esposo

Melania Trump, ni tan distante ni tan distinta de su esposo

Text: Editores Buro 24/7


Imágenes: White House via Instagram

Una mujer hecha a sí misma a base de mitos, menos fría de lo que aparenta y mucho más parecida a su esposo de lo que la opinión pública podría sospechar: Melania, esposa del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es alguien a quien su imagen de distante hace que se pase por alto una de su grandes virtudes, la calculación, esa que que le permitió conseguir un generoso acuerdo prenupcial antes de mudarse a la Casa Blanca.

Es la radiografía que describe The Art of Her Deal: The Untold Story of Melania Trump, el retrato de Mary Jordan, periodista de The Washington Post, que traza un retrato de la primera dama inmigrante en la historia de Estados Unidos, una madre preocupada por su hijo Barron, que explica porqué la eslovena tardó tanto en mudarse de Nueva York a Washington apenas la asunción de su esposo.

La excusa, explica el libro, fue la escuela de su hijo. Pero el verdadero motivo por el que Melania tardó en mudarse con su marido fue la revisión de su acuerdo prenupcial.

Melania Trump, ni tan distante ni tan distinta de su esposo (фото 1)

Jordan entrevistó a más de 100 personas para su investigación, que le llevaron a la conclusión de que Melania estaba incómoda con el acuerdo prenup al que había llegado antes de convertirse en primera dama, cuyas cláusulas al parecer eran más generosas con los hijos anteriores de Trump, y también se encontraba sentida por los rumores de misoginia y escándalos sobre supuestos acosos por parte del empresario inmobiliario antes de convertirse en mandatario.

Fue cuando consiguió mejorar los términos de su acuerdo que cambió su actitud y se involucró en apoyar a Trump, incluso con consejos, como la elección de su fórmula, con Mike Pence.

"Ella es mucho más parecida a él de lo que se cree", asegura la periodista en su investigación, que describe al matrimonio como "ávidos creadores de su propia historia".

Jordan, ganadora de un Pulitzer en 2003, entrevistó a Melania en 2016, en el que la primera dama accedió a hablar de su niñes en la antigua Yugoslavia comunista y recordó que su mamá era modista en una fábrica de ropa para niños, mientras que su papá que era chófer y reparaba automóviles. A los 16, contó hizo su primera sesión de fotos.

 

 

 

El libro desmitifica, además, la versión de que la esposa del presidente estadounidense habla varios idiomas.

"Fotógrafos y otras personas que han trabajado con ella a lo largo de los años, incluidos los hablantes nativos de italiano, francés y alemán, me dijeron que nunca la escucharon usar más que unas pocas palabras de esos idiomas", escribe Jordan.

Y el hecho de que Melania no comparta alcoba con su esposo en la residencia presidencial no es señal de distanciamiento entre ambos cónyuges.

De acuerdo a personas que han visto cómo es su relación en la Casa Blanca, ésta pasa de fría a volverse cálida, una y otra vez.

Con Melania, lo que surge es una imagen de ambición personal semejante a la de Trump. En 1999, cuando se presentó a la presidencia en la candidatura del Partido Reformista, ella concedió entrevistas, donde reflexionó incluso con ser la próxima Jackie Kennedy.

 

 

Deja un comentario

More