Buscar

Charlene de Mónaco vuelve a entrenar para una competencia

Charlene de Mónaco vuelve a entrenar para una competencia

Text: Editores Buro 24/7


Entrena todos los días como un atleta, la misma que fue, antes de ser royal. La razón, Charlène de Mónaco, se prepara para competir en septiembre. De 42 años, la esposa del príncipe Alberto acaba de ser fotografiada en pleno entrenamiento, en las aguas de Córcega, que alterna con varias horas en su bicicleta acuática, tratando de dominar las corrientes del Mediterráneo.

La exnadadora sudafricana se prepara para participar de The Crossing: Calvi - Monaco Water bike Challenge, maratón que se llevará a cabo en el Mediterráneo el 12 y el 13 de septiembre próximos. Allí, en Calvi, la princesa se enfrentará a dos equipos de atletas, integrados por cuatro miembros cada uno.

"Calvi es una ciudad magnífica, la belleza de los paisajes y del mar y la montaña me asombra tanto como la ciudad. Los colores de los paisajes varían a cada momento del día", dijo la princesa a la prensa, que precisó que procura entrenarse "en distintos momentos de la jornada, con diferentes condiciones meteorológicas". 

 

 

Será una competición de noche, que cerrará en el Yacht Club de Mónaco, y que tiene a la esposa del príncipe Alberto, además, como la organizadora principal de la cita.

La exnadadora olímpica, apasionada de los deportes en general, descubrió la bicicleta acuática cinco años atrás. Participar en ese certamen es, ante todo, "una increíble aventura humana", por lo que espera que su presencia sirva para "promover la consciencia acerca de la seguridad del agua y la devoción hacia el Mediterráneo", para que sea protegido.

 

 

La Fundación Charlène de Mónaco

La competición se inscribe en el marco de un programa más amplio, el de la Fondation Princesse-Charlène à Monaco, creada por la esposa del príncipe Alberto en 2012, que tiene como objetivo la enseñanza de la natación y de la seguridad en el agua a niños, además de la promoción de programas deportivos y educativos en 34 países del mundo.

De hecho, la princesa acaba de compartir una imagen en la que se la ve a ella misma en el agua, dando personalmente lecciones de natación a un niño.

Es de pensar que su empeño le haya dado una nueva dimensión vital a su rol como esposa de Alberto de Mónaco y quizás deje de ser la "princesa triste" y distante que ha sido por mucho tiempo para algunos sectores de la prensa. Jamás quizás se la había visto tan serena y relajada.

Las reapariciones de la princesa comenzaron a ser, quizás, menos estresantes desde la recuperación de su esposo, tras contraer coronavirus. Tras ser dado de alta, en coincidencia con Pascuas, la princesa usó por primera vez su red social para mostrar una foto familiar, en la que se veía a sus hijos mellizos, Jacques y Gabriella, jugando al aire libre.

 

 

 

Deja un comentario

More