Buscar

El año de Taylor Swift

El año de Taylor Swift

Text: Editores Buro 24/7


Taylor Swift se acaba de consagrar como la artista del año. 

Fue este domingo, en el American Music Awards, donde la cantante estadounidense -a punto de cumplir 30 años el próximo 13 de diciembre- acaba de recibir el tercer premio en importanciapara la música de su país.

La artista obtuvo 25 American Music Awards, batiendo el récord de Michael Jackson, que acumuló 24 de esos premios.

Además de haber recibido el premio artista de la década, la estrella obtuvo seis premios, entre ellos por mejor video musical, artista femenina y artista del año.

 

 

 

Durante la velada, Taylor cantó algunos de sus grandes éxitos, como "Love Story", "I Knew You Were Trouble", "The Man", "Lover". 

Se trata sin dudas del año de Swift, quien seguro lo sabe:  su look de superheroína en color rosa y glitter dorado, una especie de Wonder Woman del siglo XXI, dejó sentado que es la artista indiscutida del momento.

En agosto pasado, lanzó su disco más exitoso a la fecha, a la vez que la revista Forbes la señaló como la cantante mejor pagada de 2019. Además, firmó un contrato con el sello Universal Republic Records, mientras en pocos días se estrenará la película Cats, basada en el homónimo musical, donde Swift actúa.

Su batalla por recuperar el control de los derechos de su propia música luce como apenas una piedra en su ascendente carrera. Es probable que su antiguo manager, Scooter Braun, haya subestimado el poder escénico y de imagen de la artista, al adquirir el catálogo musical de Swifty por 300 millones de dólares, aquellos mismos por los que la cantante llevaba tiempo tratando de poseer.

La disputa es con el fundador de su antigua discográfica, Scott Borchetta, y con Braun, quien adquirió la compañía este año.

"Durante años he pedido, he rogado, una oportunidad para poseer mi propio trabajo", explicó en un texto en Tumblr, sobre la casa con la que trabajó durante años, que acaba de vender los derechos que la artista reclamaba a su ahora ex manager.

Swift se lamentaba por no ser poseedora de su propio arte: "La música que escribí en el suelo de mi habitación y los vídeos con los que soñe, que pagué de mi dinero, del que gané tocando el bares, después en clubes, después en salas, después en estadios".

"Dejo mi pasado en manos de Scott, pero no mi futuro", prometió.

 

 

Deja un comentario

More