Buscar

La sorpresa y la victoria anunciada de los Globos de Oro 2020

La sorpresa y la victoria anunciada de los Globos de Oro 2020

Text: Editores Buro 24/7


 

Once Upon A Time in Hollywood y 1917 fueron las encargadas de cumplir la victoria anunciada y la sorpresa que toda ceremonia de premios debe tener.

En la 77 edición de los Globos de Oro, que premian lo mejor del cine y de la televisión, el filme de Quentin Tarantino y el de Sam Mendes fueron los triunfadores indiscutidos de la ceremonia llevada a cabo en el Beverly Hilton Hotel de Los Angeles, el domingo último.

Ganadoras como mejor comedia cinematográfica y mejor filme dramático, respectivamente, las cintas marcaron la vertiginosa carrera hacia los Oscar, el próximo 5 de febrero.

Tarantino, además se llevó la estatuilla como mejor guionista y, por la misma película, Brad Pitt obtuvo su premio dorado por mejor actor no protagonista.

La sorpresa fue que de las 34 candidaturas que los premios de la Prensa Extranjera de Hollywood habían dado a las producciones de Netflix, las favoritas no recayeron al final en el gigante del streaming.

 

 

 


"Espero que signifique que la gente vaya a ver estas películas en pantalla grande, como se había pensado", dijo Mendes.

Parasite, del surcoreano Bong Joon-Ha, ganó en la categoría de película extranjera.

 

 

 

Netflix, por su parte, obtuvo dos premios:  el de Laura Dern por Marriage Story y el de Olivia Colman por The Crown

Pero el coloso del streaming no fue el único derrotado. También Martin Scorsese, cuyo filme The Irishman resultó ignorado, incluso en la categoría de mejor actor, donde Robert De Niro perdió en manos de Joaquin Phoenix, por su trabajo en Joker.

Por su lado, HBO consiguió cuatro premios del total de 15 candidaturas, entre las que se cuentan Chernobyl y Succession.

 

 

 

Una victoria sin sorpresa, por lo merecida, fue la de Fleabag, producida por Amazon, que consiguió dos premios, como mejor serie cómica y para Phoebe Waller-Bridge, ascendente actriz y guionista que, además, esta detrás del guión de No Time to Die, la siguiente entrega de la saga de James Bond, prevista para abril próximo.

Renée Zellweger ganó como mejor actriz por su trabajo en Judy, la biopic de Judy Garland.
En una ceremonia de poca estridencia, sin contar la mordaz lengua del conductor británico Ricky Gervais (y su broma de mal gusto hacia la veterana Judy Dench, que en referencia a su actuación en Cats dijo que nada le gusta más a la actriz que estirar la pierna y lamerse sus partes privadas), la nota disruptiva la dio Michelle Williams.

 

 

 

Ganadora como mejor actriz en una miniserie, por su trabajo en Fosse/Verdon, la actriz llamó a defender los derechos de las mujeres en materia de aborto y a decidir sobre su propio cuerpo.

Phoenix, por su parte, hizo su aporte. Celebró el detalle de que por primera vez se ofreciera un menú vegano. Pero ello no alcanza, sostuvo, y evocó los devastadores incendios en Australia, al desear que las próximas veces los presentes "no vayan a Palm Springs en jets privados".

 

Deja un comentario

More