Buscar

ISABELLE HUPPERT: NADIE ME INTIMIDA

ISABELLE HUPPERT: NADIE ME INTIMIDA

Text: Editores Buro 24/7


Con más cien filmes y otros tantos premios, musa Claude Chabrol, dirigida por Haneke, Benoit Jacquot, Godard, Bellocchio, Taviani o Anne Fontaine, cabe preguntarse dónde guarda Isabelle Huppert no solo sus galardones, sino tamaña personalidad.

Protagonista de un Rendez Vous en el que habló de su obra, sostuvo: "Nadie me intimida. No es una sensación que me interese".

Sinónimo de la gran pantalla francesa, protagonista de un rendez vous en el Festival de Cannes, donde habló de su obra, cómo construye los personajes y del prestigio que alcanzó, del que es totalmente consciente.

La actriz es todo un monumento vivo del espectáculo francés, donde goza de reputación.

Por eso cabría pensar que nada la conmueve. Sin embargo, hay mucho más que concentración y elaboración detrás de cada trabajo.

 

 

 

"Siempre trato de sorprenderme para poder entrar en los personajes y darles vida, para mantenerme en la cresta entre lo visible y lo invisible, entre lo que dices y lo que no dices. Esto para mí es actuar y no", explicó en la clase magistral que ofreció la carismática actriz en la 74 edición del Festival de Cannes.

De 68 años, la protagonista de cintas como La pianista Gracias por el chocolate, Huppert reveló que no encuentra diferencia alguna entre cine y teatro.

"No los distingo desde el punto de vista de los actores. Mi esfuerzo es siempre el mismo". Refinada, elegante con traje de pantalón rojo y zapatos negros de tacón super altos, ha sabido imprimirle verdad a situaciones inverosímiles.

"En el teatro estás en contacto con el público, la química entre los actores mientras todo pasa en vivo. En el cine no puedes sentir lo mismo porque la puesta en escena no es la película, el director piensa en eso con la edición, la etapa final es otra cosa", dice.

La ansiedad, la superstición, el miedo, un tipo particular de miedo son, dijo, sus estados de ánimo. En ello influyeron los directores para los que trabajó.

Michel Haneke es su favorito, desde La Pianista, "la película que amo", revela.

Le resulta fácil interpretar la ambigüedad y el lado oscuro, lo monstruoso en un esfuerzo por "aceptar incluso temas y actitudes que parecen difíciles de dar vida". Y luego está la improvisación, "un arte para dar la idea de que todo sucede como por casualidad, como si fuera verdad". 

El cine "siempre es agradable", aseguró la actriz, que forma parte del elenco de Caravaggio's Shadow, la nueva película de Michele Placido. 

 

 

Deja un comentario

More