Buscar

HARRY Y LADY GAGA AL DIVAN CON OPRAH

HARRY Y LADY GAGA AL DIVAN CON OPRAH

Text: Editores Buro 24/7


EL PRINCIPE Y LA CANTANTE AHONDAN EN SUS TRAUMAS Y DEPRESION CON LA PRESENTADORA DE TELEVISION

Violencia, humillación, depresión, adicciones. Oprah Winfrey, acaso la máxima presentadora de Estados Unidos, logró escarbar en las emociones más íntimas, dolorosas y privadas de dos figuras, a su modo, de escala mundial: el príncipe Harry y la cantante Lady Gaga.

En un nuevo show que tiene como tema la salud mental, bajo la intención declarada del testimonio inspirador, Winfrey acaba de reinventarse a través de la terapia televisiva, con celebridades de alto calibre en la nueva serie The Me You Can't See, de Apple TV +.

En una nueva charla con Winfrey -a pocas semanas de la explosiva entrevista que ofreció a la misma presentadora el hijo menor de Carlos de Inglaterra y Lady Di- el nieto de Isabel II se animó a hablar de lleno acerca de la depresión y cómo esta lo invadió tras la muerte de su madre.

Que bebió hasta drogarse, que sucumbió a la tentación de "tomar drogas", y experimentó ataques de pánico hasta hace cuatro años, abrumado por el "dolor" de la pérdida de su madre, son algunas de las revelaciones compartidas por el hijo menor del heredero al trono de Inglaterra.

Se trató de una nueva confesión, esta vez dedicada a crear conciencia entre la gente común sobre problemas de salud mental.

En su confesionario, el príncipe Harry fue más allá que en la anterior entrevista: cuestionó fuertemente el abandono sufrido por parte de la Familia Real británica, La Firma, como causa del desgarro sellado el año pasado por el traslado a California con su esposa Meghan y el pequeño Archie.

Son algunas de las heridas abiertas de la casa Windsor, reflotadas por el  duque de Sussex desde el extranjero, con motivo del lanzamiento de la serie de Apple TV. En la historia de su mayor trauma infantil, el de la muerte de Lady Di,  Harry, de 36 años, habló de un período relativamente reciente, entre sus "28 y 32 años", antes de su matrimonio con Meghan, aludiendo a una fase de "pesadilla" de su propia vida.  En ese período, contó, tuvo ataques de pánico que se habían vuelto casi constantes en cada aparición pública frente a los medios, junto a tentaciones de huir de uno mismo. 

"Estaba listo para tomar alcohol, listo para tomar drogas", dijo sin rodeos. Y agregó: "Claro, no bebí de lunes a viernes, pero los viernes o sábados por la noche podría haber bebido la cantidad de una semana desde sólo. No porque me gustara, porque estaba tratando de ocultar algo", explicó.

El abismo también se acrecentó por las reglas de la corte, las mismas impuestas a su padre Carlos hasta que se sintió ausente de su hijo menor. Sintió, dijo, que lo habían dejado en un estado de "total abandono". Fruto de esa cultura del silencio, en palabras del príncipe rebelde, es que tomó la decisión de dar un paso atrás en el seno de la monarquía. Fue tras conocer a  la exactriz Meghan Markle que decidió someterse a una terapia y comenzar además una experiencia común de vida pública. Y tanto más después de las tentaciones suicidas reveladas por la misma Markle, junto a la sombra del racismo. Y comparó el ensañamiento mediático por el hecho de no haberse casado con "una no blanca" a aquél que padeció su madre, "cuando salía con un no blanco", en referencia al egipcio Dodi Al Fayed, que  también murió en el accidente automovilístico que le costó la vida a la princesa. Ese mismo ensañamiento "tomó la vida de mi madre", apuntó.

Por su lado, Lady Gaga compartió su historia de abuso y el embarazo que tuvo a los 19 años, dejando atrás el estatus de glamour que la cantante procura en público. Fue por ese tiempo, contó, que se encontró víctima de un chantaje moral y físico por parte de quienes movían las riendas de la industria.

"Yo tenía 19 años, trabajaba en el sector y un productor me dijo "desnúdate". Yo dije "no". Me fui y me dijeron que quemarían toda mi música y no dejaba de preguntarme y entonces me detuve y ni me acuerdo. Esa persona me violó y me dejó embarazada en un rincón, en la casa de mis padres", reveló Stefani Joanne Angelina Germanotta, tal el verdadeo nombre de la estrella. A diferencia de muchas mujeres del movimiento MeToo, Gaga no mencionó el nombre de empresario. 

"Ya no quiero tener nada que ver con esa persona", dijo.

No es la primera vez que la artista habla de violencia sexual y del estrés postraumático que eso representó.

"Tuve un colapso psicótico  y durante un par de años no fui la misma", contó. Y recordó que comenzó a lastimarse e incluso dejó de comer. Además, el dolor oculto del trauma comenzó a manifestarse físicamente de una manera que paralizó su cuerpo.

El camino hacia la recuperación comenzó cuando volvió a creer en sí misma y recuperó la dignidad pero, como ella misma señaló, es un proceso lento y no exento de recaídas.

Finalmente, dijo que la razón por la que está compartiendo su historia no es para sentir compasión, sino para que otros muestren compasión hacia los demás. 

"Abre tu corazón a alguien más. Yo he pasado por eso y te aseguro que la gente necesita ayuda. Poder hablar de eso es parte del proceso de curación", dijo a Winfrey.

 

 

 

Deja un comentario

More