Buscar

¿La felicidad? Cerca de las plantas y las flores

¿La felicidad? Cerca de las plantas y las flores

Text: Editores Buro 24/7


Expertos recomiendan el Forest Bathing para alcanzar plenitud

Para la filosofía budista, la felicidad es un modo de recorrer el camino. De acuerdo a un estudio reciente, de origen occidental, la felicidad está cerca de las plantas y de las flores, las de los jardines y parques o del más modesto balcón. Adentrarse en el verde, ahí está la clave para hallar la felicidad.

Para Marco Nieri, agrónomo y autor del libro junto a Marco Mencagli del libro "La terapia secreta de los árboles" (Sperling&Kupfer, 2017), "no se trata de una sugestión banal".

"Es un beneficio concreto que tiene raíces profundas en nuestra evolución. Desde hace años se conducen en el mundo investigaciones científicas al respecto", dijo Nieri, en ocasión del abrazo colectivo más grande jamás ocurrido entre árboles y seres humanos, el 16 de septiembre, en el Parque Nacional del Stelvio Trentino, en Val di Rabbi, localidad de Coler.

El experto en salud del hábitat da detalles: "Estar en contacto con la naturaleza da calma y serenidad, regula el ritmo cardíaco, reduce la agresividad, estimula la capacidad cognitiva y eleva las defensas inmunológicas".

"Con las plantas, se instala una relación psicoemocional. En realidad, la relación con la naturaleza es visceral. Cuando se habla de ellas se las piensa en su función decorativa, pero su sola presencia e incluso tocarlas produce beneficios psicofísicos en las personas", afirma el experto italiano.

Existen estudios que lo respaldan. "Se evidenció que vivir a una distancia de 300 metros de un parque reduce en un 42% el estrés respecto de quien se encuentra a un kilómetro de distancia".

Al respecto, Nieri menciona la práctica del Forest Bathing, surgida en Japón bajo el nombre de Shinrin Yokuy muy difundida en la zona, que consiste en caminar y explorar un bosque. El que realiza esa actividad, registra una reducción en sus niveles de estrés y en la depresión, así como una reducción de la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

"Se trata de tomarse el tiempo para notar lo que vemos, respirar profundamente, sentir el contacto con el aire, las texturas de las hojas, escuchar el viento entre los árboles, oír los pájaros", explicó a comienzos de septiembre a la señal NBC7 de San Diego Amos Clifford, fundador de la Asociación de Terapias de la Naturaleza y el Bosque (Association of Nature and Forest Therapy), con sede en California, que promueve la práctica japonesa en Estados Unidos.

Otra actividad semejante es el Bioenergetic Landscape,una técnica innovadora que nació de estudios relacionados al impacto de la vegetación sobre el ser humano y cómo obtener el mayor beneficio de las emisiones electromagnéticas de las plantas.

 

 

Deja un comentario

More